Una angelita habita en medio de los ángeles. El cielo y la tierra se unen en la vida de Angelita, una pequeña enviada como regalo divino a la vida de Aurora. Las dos contarán con la presencia del ángel Alejandro, que luchará contra las fuerzas del mal. Una historia sobre el imperceptible mundo de los sentimientos humanos y las batallas que libran el bien y el mal.
— El Tiempo, Bibliotienda, sábado primero de noviembre de 2008.

El Mensajero

El Ángel Alejandro se extasió ante la visión de la presencia magnífica, mucho más esplendorosa por la armonía de sus treinta y seis alas que se movían como pétalos de fuego animados por la brisa. Y aunque repasó los setenta nombres de quien era el más joven de la hueste celestial y el más cercano a Dios, sólo atinó a decir:
-- Príncipe...

Aún tenía en sus alas las gotas del rocío, el hálito con el que Dios crea cada mañana a las criaturas celestes del bien, y le parecía increíble que no hubieran caído en el afán. El Ángel Alejandro había surcado el ámbito celestial, desde el coro noveno que giraba alrededor del Trono de la Gloria hasta el séptimo palacio del séptimo cielo donde estaba el Príncipe de la Faz Divina. Sólo para contar lo que sus ojos habían visto...

Y ahora estaba allí, cansado de atravesar tantas veces las trescientas mil puertas y cegado por el resplandor que irradiaba la proximidad del Señor, su Creador. Pero las palabras no llegaban a sus labios y era como si el sol, que era diez mil soles y habitaba el cielo, se negara a alumbrarlo.

--Ángel Alejandro –-le dijo El Príncipe al ver su incertidumbre--: sé que es grave lo que ha pasado.

Si desea leer el libro completo,
por favor contáctenos haciendo clic aquí.